Correderas: el cerramiento que no ocupa

Son un sistema ya clásico, que siguen vigentes porque mantienen una de sus principales ventajas: no reducen el espacio en su apertura.

Entre las principales novedades que presentan respecto a los modelos antiguos están la posibilidad de mejorar el aislamiento si se eligen con rotura de puente térmico (RPT) y de paso la posibilidad de emplear un diseño bicolor, diferente por fuera que por dentro.